Cómo sobrevivir al desempleo













Cola del paro en Palma. DM


Psicólogos y expertos dan consejos a parados de larga duración para mantener el aliento y no venirse abajo.

Jóvenes que no pueden meter ni un pie en el mercado laboral. Personas en la flor de la vida que llevan años (¡¿¡años!) sin poder hacer lo que saben hacer. Veteranos de larga trayectoria que derepente tienen que aprender a estar inactivos. Años de formación que hoy parecen una pérdida de tiempo. Energía desperdiciada. Sueños rotos. Frustración. Rabia. Tristeza. Y en el peor de los casos, depresión.

Nos preparan para el trabajo. Nos forman y aprendemos a hacer el currículum. Pero nadie nos enseña a estar en el paro. A sobrellevar esta lacra que algunos ya perciben como una enfermedad crónica. Y epidémica, además. El paro es un fracaso de los gestores, pero si uno lleva mucho tiempo en esta situación puede que, erróneamente, lo acabe traduciendo como un fracaso personal. ¿Cómo encarar este periodo? ¿Cómo mantenerse en lucha? ¿Cómo conservar el ánimo? No es fácil, pero hay pautas. Los psicólogos las dan.

Autoestima
Asumir que es un fracaso contextual, no personal.
Estar bien es en sí mismo un objetivo, y también un punto de partida vital para conseguir un empleo.

Carmen Ramis, psicóloga y profesora de la Universitat, razona que la de estas personas es una situación muy difícil. Y es que trabajar, además de ser un medio de subsistencia, genera "un concepto positivo de uno mismo, de prestigio de cara a la sociedad". Por ello, insiste en que la persona que lleva mucho tiempo sin trabajar tiene que asumir que la situación es difícil, y que no depende sólo de él. Es decir, que no tiene que tomárselo como un fracaso personal, sino como un fracaso "contextual".

Saber pedir ayuda
Familia y amigos nos recuerdan nuestras cualidades y valores.
Ramis resalta como fundamental el papel de los amigos y familiares. En esos momentos en los que se ve todo negro y cuando ya no se ve la luz al final del túnel, hay que llamar a las amistades. Ellas no nos darán trabajo, pero sí "nos recordarán lo que sabemos hacer y nuestras cualidades". Es importante mantener y crear relaciones sociales. Nunca aislarse.

Actividad física
No hace falta apuntare al gimnasio, pero hay que moverse.
Parado es una palabra de semántica peligrosa. Estar en el paro no tiene porqué implicar quedarse quieto. Mantenerse activo es clave. Lo señala Alex García, psicólogo deportivo, que recuerda, por si alguien no se rendía a la evidencia, que los estudios han demostrado los beneficios de la actividad física en el ánimo.
La profesora de la UIB reivindica también la importancia del ocio, de buscar actividades que nos diviertan, ayuden y sirvan: "Contribuye a mantener la autoestima y los hábitos y favorece los contactos sociales". 

No abandonarse
Conservar los hábitos de higiene y fijar una rutina.
Parece obvio, pero vale la pena repetirlo: nada de quedarse en el sofá. Nada de levantarse a las doce. Nada de ir en pijama todo el día. No hay que vivir el día a día como si fuera un eterno domingo de gripe. Ramis insiste en la necesidad de conservar los hábitos de higiene y de una vida sana. Y de fijarse un horario diario y una disciplina de búsqueda de empleo. "Hay que mantenerse proactivo: sentarse a esperar te puede hundir en la miseria".

No dejar de buscar
Profesionalizar la búsqueda de autoempleo.
Hay que trabajar: trabajar buscando trabajo. "Profesionalizar la búsqueda de empleo". (En este punto este blog puede serte de gran ayuda).

Aprovechar el tiempo
Pensar en cómo ´reenfocarse´ o hacer formación.
Para alguien que lleva dos años o más en el paro, la frase ´la crisis es una oportunidad´ puede resultar bastante apestosa. Como un hipócrita eslogan de camiseta. Pero sí puede haber oportunidades dentro de la crisis. Así lo sostiente Juan, quien señala que el paro puede ser un buen momento para pararse y "reenfocarse". Detenerse y ver "hacia dónde quiero y puedo profundizar". Aprovechar el impass para "abrir la mente al cambio". 

La formación también es una muy buena opción. Carrero recuerda que seguir aprendiendo ayuda a mantener la autoestima, al sentir que se está haciendo algo útil, y puede convertirse también en una red de búsqueda de empleo. Además de aprender y de ocupar el tiempo, los cursos y seminarios sirven para conocer a gente (networking).

Mantener la fortaleza emocional en estas condiciones puede ser difícil, nadie lo niega, pero hay que intentarlo. Hay que lograrlo sí o sí.

Fuente: Diario de Mallorca 



 “LA PERSEVERANCIA VENCE AL DESTINO”



No hay comentarios: