5 CONSEJOS PARA AFRONTAR LAS CRISIS EN EL TRABAJO

5 CONSEJOS PARA AFRONTAR LAS CRISIS POR DISCREPANCIAS INTERPERSONALES EN EL LUGAR DE TRABAJO








  • En la nube de pensamientos negativos, hay que poner cara a los fantasmas. Escríbelos. Hay que bajarlos al papel para poderlos estudiar con perspectiva. Una vez escritos, si son comentarios negativos de compañeros del trabajo, aprovecha para ver que parte de verdad tienen. Aprovecha este ejercicio como un feedback para mejorar profesionalmente. Si ves que son comentarios negativos sin parte constructiva, descártalos y aprovecha para reforzar tus creencias.
  • Ordena tus intrusiones. No las evites. Dale un horario a esa nube de pensamientos negativos que te impiden estar bien la mayor parte del día. Por ejemplo, de las 17h a 18h me sentaré en mi butaca y lo dedicaré a reflexionar sobre la crisis que estoy viviendo. El resto del día disfrutaré de mi familia y trabajaré de forma correcta. Cuando vengan los pensamientos negativos fuera de horario, les diremos que ahora no toca. Que tienen reservada toda una hora para ellos solos (de 17h a 18h). Ojo, no hay que engañarse. Cuando sean las 17h, aunque no tengamos esos pensamientos y estemos bien, nos obligamos a recordarlos. Hay que ser sinceros y cumplir el horario para atender a esos pensamientos y reflexionar sobre ellos. Es normal tener este tipo de pensamientos negativos, pues nuestro cerebro percibe una amenaza y desea encontrar una solución cuanto antes. Este estrés no es malo. Es natural. Es fácil verlo con el ejemplo de los episodios de estrés que se siente antes de un examen. El examen supone una amenaza a superar, y ese estrés, nos ayudará a estudiar más. Con lo que tendremos más probabilidades de aprobarlo.
    • Es conveniente tener un caballo de batalla rápido. Una frase salvavidas. Un faro donde mirar ante la duda. Durante estos estados de ánimo negativos y de desorientación, donde no somos capaces de pensar con claridad, necesitamos una frase que nos ayude a elegir la conducta correcta ante las dudas. Aconsejo hacerse la siguiente pregunta desde la consciencia sincera: ¿ESTO ES CORRECTO? Si tu consciencia sincera te dice que sí, hazlo. Si la respuesta es que no es correcto o aun tienes dudas, no lo hagas.
    • Si estás en ambientes de trabajo donde circulan rumores corrosivos, insinuaciones que te envenenan el pensamiento, la mejor arma es la sinceridad. No te quedes con el runrún de si con ese comentario ha querido decir eso o lo otro. Normalmente estos comentarios negativos de pasillo o despacho, se producen en momentos de intimidad. Es entonces cuándo se está asolas, que el otro compañeros de trabajo te deja entrever comentarios ambiguos. Esos comentarios que si después, los comentas en público,  la persona que te los dijo suelta: “¡Lo entendiste mal! Lo pillaste por el lado malo. Para combatirlos el mejor antídoto contra estos comentarios envenenados es atacarlos de raíz. De frente. En ese momento de intimidad, ante el comentario ambiguo, desnúdalo. Pregunta a la persona  directamente qué quiere decir con el ese comentario. Por ejemplo: “Con esto que me cuentas, ¿qué me estas queriendo decir?¿Qué habría que despedir a Ricardo (compañero de trabajo común) porque no realiza su trabajo, y después lo tenemos que hacer nosotros?”. Normalmente la persona se que desarmada y tiene que retractarse o confirmar.
    • Para comunicarte con compañeros que no tienes buena relación, lo mejor es usar el correo electrónico. Sin duda. Queda todo por escrito, en fecha y hora. Los mails son tan buenos para relacionarse que en los juicios los utilizan como pruebas.


    No hay comentarios: